Inicio Jóvenes en acción Tesis de Ingeniería Civil en Telecomunicaciones apuesta por el uso de cámaras...

Tesis de Ingeniería Civil en Telecomunicaciones apuesta por el uso de cámaras infrarrojas de bajo costo para exámenes médicos

126
cámaras

Bajo el título: “Compensación de resolución temporal de cámaras infrarrojas de bajo costo para aplicaciones médicas”, la estudiante de Ingeniería Civil en Telecomunicaciones, Paulina Vejar Asem, defendió exitosamente su memoria de título obteniendo como promedio una nota de 6.9. El profesor guía del proyecto fue el Dr. Sebastián Godoy, mientras que la comisión evaluadora estuvo a cargo de los docentes Dr. Luis Arias y Dr. Sergio Torres.

El estudio determina una metodología para compensar la baja tasa de muestreo de cámaras infrarrojas bajo costo y lograr, mediante modelos matemáticos y experimentación, simular una tasa de adquisición alta, como si se tratase de una cámara infrarroja de mayor costo.

El objetivo de la investigación es realizar exámenes médicos que sean no invasivos y de bajo costo para enfermedades dermatológicas, en particular del cáncer de piel de tipo melanoma. El melanoma, normalmente se detecta a partir de una evaluación clínica y se confirma mediante una biopsia, en donde se extirpa todo el lunar sospechoso y se realizan exámenes histológicos para determinar si las células son cancerosas o no. Sin embargo, con cámaras infrarrojas se puede diagnosticar esta enfermedad de forma rápida, sin contacto y de manera objetiva con alta tasa de acierto.

“Se puede detectar de forma no invasiva. Sin embargo, la gran problemática es que por lo general las cámaras infrarrojas deben ser de una calidad muy alta, de más de 10 millones de pesos por cámara”, sostuvo Paulina.

Efectivamente, todos los estudios publicados del uso de termografía en detección temprana de enfermedades cutáneas usan cámaras infrarrojas de alto costo. Es ahí en donde esta investigación se diferencia por cuanto el estudio sostiene la implementación de las técnicas de detección mediante cámaras infrarrojas más pequeñas y por ende más económicas.

Una de las tantas ventajas de este estudio es que el dermatólogo o el médico puede llevar de manera más práctica el equipamiento. Así, se podría determinar este tipo de enfermedad un poco más rápido y de manera factible.

“El equipamiento es más pequeño y portable, por ende, el dermatólogo puede hacer el examen en la misma consulta”, afirmó la nueva ingeniera civil en Telecomunicaciones.

Uno de los objetivos del estudio fue buscar una alternativa frente a los altos costos de una cámara infrarroja para la toma de exámenes.

“Una cámara infrarroja de bajo costo y por ende de baja calidad, no tiene nada que envidiarle a una de mejor calidad y más cara en cuanto a la toma de datos. Todavía está en una etapa experimental, aún se están tomando algunos datos, pero se espera que a futuro se pueda concretar una manera más portable y económica. Existe un prototipo, aunque por ahora se está trabajando con tres cámaras infrarrojas para comparar datos. Pero la idea es quedarnos siempre con la cámara de bajo costo”, finaliza Paulina.

En definitiva, la idea es encontrar la forma de aumentar el alcance de estas nuevas formas de diagnóstico, y utilizando cámaras de bajo costo la solución se podría extender fácilmente a zonas rurales, en donde no existen dermatólogos que permitan realizar una evaluación y personal técnico podría realizar exámenes no invasivos de lesiones sospechosas para priorizar las biopsias en aquellas con mayores probabilidades de ser malignas.

Gentileza: Jean Pierre Molina, periodista.