Inicio Actualidad Municipios requieren con urgencia un mayor apoyo de entidades gubernamentales para reducir...

Municipios requieren con urgencia un mayor apoyo de entidades gubernamentales para reducir desastres

1103

Así lo sugiere la rigurosa investigación del Centro de Estudios del Desarrollo Regional y Políticas Públicas CEDER de la Universidad de Los Lagos, que busca visibilizar aspectos y factores institucionales que tienen impacto en la reducción de riesgos de desastres en comunas de nueve regiones del país (IV Región de Coquimbo a X Región de los Lagos).

Como habitantes de las comunas ponemos nuestra atención en las municipalidades y sus acciones a la hora de enfrentar un evento de catástrofe al que todos estamos expuestos. En ese momento evaluamos si las decisiones y acciones de las municipalidades son adecuadas o no. Pero carecemos de información sobre un conjunto de factores institucionales que afectan esos esfuerzos municipales y sus resultados.

Con el objetivo de producir conocimientos que ayuden a mejorar, con información objetiva y veraz, el Proyecto Fondecyt Nro. 1181282  ejecuta un importante estudio con entrevistas aplicadas a funcionarios municipales (encargados de emergencias, directores de Obras Municipales, DIDECO, SECPLA, y alcaldes)  en cerca de 80 municipalidades ubicadas en nueve regiones del país, complementadas con entrevistas a dirigentes sociales y documentación.

Las experiencias, conocimientos y percepciones de los funcionarios municipales revelan la importancia de contar con mayor colaboración de otras organizaciones con jurisdicción en la reducción de riesgos de desastres, tales como los gobiernos regionales, la ONEMI del Ministerio del Interior, y las organizaciones sociales en la comuna. Es necesario fortalecer las capacidades institucionales para disponer de informaciones actualizadas sobre los contextos comunales, la exposición y las amenazas, por ejemplo sobre el estado de las infraestructuras críticas en un escenario de cambio climático (temperaturas, precipitaciones), sobre los riesgos de la población más expuesta, datos del contexto biofísico, entre otros. Asimismo, es necesario actualizar planes y ejecutar acciones para la reducción de riesgos en contextos comunales que son dinámicos y están cambiando constantemente, más allá de las interacciones en torno a protocolos para reaccionar en situaciones de emergencia y la  transferencia de recursos.

“Una gestión integral de reducción de riesgos de desastres considera no sólo los riesgos o peligros naturales como las únicas causas de los desastres, sino también aquellos factores y acciones necesarias para que la población y los bienes comunales sean resilientes en esas situaciones, por ejemplo, decisiones sobre planificación y ordenamiento territorial, inversiones en infraestructuras y mantención de esas infraestructuras, intervenciones para reducir fragilidades socioeconómicas, medidas de protección medioambiental. Por lo tanto, una gestión integral de reducción de riesgos de desastres debiese relacionar los esfuerzos de las oficinas de emergencia con planes y acciones del desarrollo comunal, acciones para la reducción de la vulnerabilidad, la protección del medioambiente, y la adaptación al cambio climático”, señala el doctor Patricio Valdivieso, Investigador Responsable del Proyecto.

“Existe una gran variación entre las municipalidades, en cuanto a las acciones y cantidad de medidas que toman, y falta aún progresar en enfoques, procedimientos y prácticas que integren la prevención con planes de desarrollo comunal, inversiones, acciones para reducir la vulnerabilidad, la gestión medioambiental, y la adaptación al cambio climático frente a inundaciones por lluvias, aluviones, desplazamientos de tierra, incendios forestales, terremotos, erupciones volcánicas, y otros riesgos”, agrega Valdivieso.

Durante la ejecución del estudio emergen interrogantes de interés para la investigación: ¿Qué factores explican esta gran variabilidad entre las municipalidades en el país y dentro de las regiones?, ¿Por qué hay municipios que tienen planes, los actualizan, y destinan personal para esas actividades, mientras otros no lo hacen?, ¿Obedecerá a diferencias en las capacidades institucionales, en términos de recursos?, ¿Serán distintas las modalidades de gestión de la protección civil y de emergencias?, ¿Podrán ser otros factores que tienen impacto en las prioridades y decisiones dentro de las municipalidades?

“Dar respuesta a estas interrogantes y visibilizar esos factores institucionales es esencial para apoyar más efectivamente los esfuerzos de las municipalidades. Necesitamos más información sobre las comunas y las municipalidades, conocer mejor los entornos institucionales, las barreras y las oportunidades para estar mejor preparados. Por ejemplo, los beneficios que se podrían derivar de una gestión de riesgos más integrada entre municipalidades, con apoyo de los gobiernos regionales y otras escalas nacionales e internacionales dela gobernanza”, enfatiza Valdivieso.

Por otra parte, la participación social en planes e iniciativas municipales es baja, quedando en pie otra interrogante: ¿Qué factores explican esa baja participación social en las iniciativas y acciones municipales para la reducción de riesgos de desastres en comunas expuestas?

Más detalles sobre estos hallazgos, fuentes de información, y metodologías empleadas por la investigación en el siguiente informe.

Gentileza: Catalina González-Tringa, periodista. Licenciada en Comunicación Social. Osorno, Región de Los Lagos, Chile.